Descubrir mi mundo interior

Recuerda: este símbolo   indica una pausa. No sigas leyendo cuando llegues a esta pausa y date un tiempo de explorar tu propio darse cuenta, siguiendo las instrucciones.

 

Invirtiendo características dominantes:

Piensa ahora en dos o tres adjetivos que emplearías para describir cómo eres tú, dos o tres palabras que mejo expresen tu opinión de ti mismo cómo persona…

Toma unos segundos en decidir cuáles serán tus palabras…

Piensa ahora en los opuestos de esas palabras…

Conviértete ahora en una persona que tiene esas características opuestas…

Descríbete a ti mismo…

¿Cómo eres tú?…

¿Cómo te sientes siendo esa persona?…

¿Cómo es tu vida?…

¿Qué te gusta y que te disgusta respecto de ser esa persona?…

Emplea cierto tiempo en tomar contacto de cómo sería ser ese tipo de persona…

Ahora se tu mismo nuevamente y compara la existencia de ser esas dos personas…

Estatua de ti mismo :

Ahora quiero que te imagines que estás en un edificio muy oscuro. Aun no puedes ver nada en absoluto, pero sabes que es cierto tipo de museo de arte o galería de arte escultórica.

Directamente enfrente tuya, hay una estatua o escultura de ti mismo tal cómo tú eres. Puede ser realista o abstracta, pero esa estatua expresa de alguna manera tu existencia básica.

Mira entre la oscuridad, y mientras la luz aumenta gradualmente estarás en condiciones de ver cómo es esa estatua…

Lentamente aumentará la luz, y tu estarás en condiciones de descubrir más acerca de esa estatua…

¿Cuál es tu forma y tipo?…

¿Cómo es de grande y de qué está hecha?…

Cómo puedes ver más claramente, descubre más detalles aún…

Camina a su alrededor y mírala desde distintos ángulos…

Acércate y tócala con tus manos…

¿Qué sensación te produce?…

Ahora quiero que te conviertas en la estatua. Imagina que eres esa estatua, y cambia tu postura y posición para adecuarte a la de la estatua…

¿Cómo te sientes siendo esa estatua?…

¿Cómo eres tú?…

Descríbete a ti mismo como estatua “Yo soy”…

¿Cómo es tu existencia cómo estatua?…

¿Qué sucede contigo y cómo te sientes en relación con eso?…

Ahora dale vida a esta estatua en tu imaginación…

Como estatua viviente ¿Qué es lo que haces y cómo es tu vida?…

Emplea un rato en descubrir algo más respecto de tu existencia como estatua viviente…

Ahora se tu mismo nuevamente y mira a esa estatua…

¿Te parece diferente en algo la estatua ahora?…

¿Ha cambiado algo?…

¿Cómo te sientes ahora respecto de la estatua?…

Lentamente prepárate para decir adiós a la estatua…

Di adiós ahora, vuelve a tu existencia en este cuarto, y tranquilamente absorbe lo que acabas de vivenciar…

En un minuto o dos os pediré que abráis los ojos y regreséis al grupo.

Luego quiero que cada uno de vosotros, en orden, se convierta físicamente en su estatua y cuente su existencia cómo tal y qué es lo que hace cuando se le da vida…

Ahora abrir los ojos y regresar al grupo…

¿Quién tiene ganas de comenzar?…

Si la experiencia se hace solo, te conviertes en la estatua, observas y relatas tu existencia como tal y qué es lo que haces cuando le das vida…