Descubrir mi mundo interior

Después de años de estudiando la salud y el cómo permitir que el cuerpo se cure naturalmente, hay un tema que me sigue fascinando, y es la conexión de las emociones con nuestro cuerpo. No somos conscientes de cómo las emociones afectan al cuerpo y a los órganos internos. Tampoco lo somos del papel clave que desempeñan en nuestro bienestar físico y la cantidad de sentimientos reprimidos que llevamos desde nuestra infancia… educación, traumas, condicionamientos y sistemas de creencias. Todo lo que vivimos se almacena en nuestras células, y al final, el terreno emocional acaba afectando a nuestros órganos vitales.

Desde mi propia experiencia, viviendo ciertos diagnósticos como la artritis reumatoide, úlceras, insomnio, ansiedad y fatiga crónica, sé que importancia tiene una alimentación correcta, que importante es un cambio completo en el estilo de vida, que incluye el aire fresco, la conexión a tierra, el descanso y una comunidad en armonía. Nuestra salud emocional no puede separarse de nuestra salud física y mental. Nuestros órganos cuentan nuestra historia de sentimientos no resueltos.

No somos unas máquinas que necesitan productos químicos. Somos seres espirituales, viviendo en un cuerpo físico, que es un reflejo directo de nuestro terreno interior. Lo bueno, lo malo, lo bonito y lo feo.

El campo electromagnético emitido por nuestro corazón, puede causar cambios específicos en el cerebro de las personas que nos rodean. Ahora sabemos gracias a las investigaciones, que podemos entrar en estados de meditación profunda a través de la práctica y luego estos estados pueden causar cambios definitivos en todos nuestros principales mecanismos reguladores. Incluso la longitud de nuestros telómeros (un biomarcador clave para la vida útil de la célula), inflamación y reparación celular. Podemos hablar con nuestros órganos y con las emociones que afectan al cuerpo, y podemos así identificar qué sentimiento se almacena en cada órgano. Todo en nombre de la curación.

Este no es un nuevo concepto

En la medicina tradicional china, las emociones y la salud física están íntimamente conectadas. La tensión nerviosa y la ira, la tristeza, la preocupación, el miedo y el estrés están asociados con un órgano particular en el cuerpo. Como ejemplo; la ira afectará el hígado y provocará erupciones cutáneas, problemas digestivos, mareos y boca seca, por mencionar algunos.

Nuestros órganos no solo almacenan emociones no resueltas, sino que también reflejarán en nosotros esas mismas emociones. Con respecto al ejemplo del hígado… este se verá afectado por la ira, pero también te sentirás más enojado cuando el hígado no está saludable. Por lo tanto, aquellos que luchan con problemas de ira, pueden prestar atención a la salud de su hígado.

Cómo las emociones afectan al cuerpo

Vamos a mirar específicamente nuestros órganos vitales y cómo se relacionan con nuestras emociones. Cómo todo lo que pensamos, sentimos y comemos crea nuestra salud. Una vez que se mueve una emoción intensa e incómoda, se suele eliminar la “causa raíz”, pero aún puede haber efectos físicos que requieran reparación. Esta es la razón por la cual la comida como medicamento es tan importante, y por qué la alimentación se ha incluido en la información de a continuación para una curación completa.

1. Pulmones

Emociones: Pena y tristeza. Las emociones a menudo no se procesan bien. La tristeza a menudo se considera como algo que debemos superar. Estar triste no es aceptable y, por lo tanto, lo suprimimos, y lo mismo ocurre con el dolor.

Los pulmones forman energía del aire y ayudan a distribuirla por todo el cuerpo. Trabajan con el riñón para regular el metabolismo del agua. Los pulmones son muy importantes en el sistema inmune y la resistencia a virus y bacterias. También regulan las glándulas sudoríparas y el vello corporal y proporcionan humedad a la piel.

En las emociones que afectan al cuerpo, las emociones almacenadas en los pulmones pueden provocar:

  • Bronquitis
  • Tos
  • Boca y garganta secas
  • Pérdida de peso
  • Dolor en el hombro y la espalda
  • Ronquera
  • Asma
  • Neumonía
  • Opresión en el pecho

Los síntomas del desequilibrio pulmonar incluirán dificultad para respirar y respiración superficial. Además, sudores nocturnos y fatiga, resfriados y gripes frecuentes, alergias y piel seca.

Pasos simples para ayudar a que sus pulmones sanen:

  • Respira profundamente y conéctate con tus pulmones. Pregúntales qué necesitan.
  • Trabaja a través de cualquier dolor y tristeza que estés experimentando.
  • Dale espacio y cuidado a tus emociones.
  • Respira aire fresco.
  • Haz Qigong para tus pulmones.
  • Respira aceites esenciales como el romero, la menta o el eucalipto.

Alimentos que pueden apoyar tus pulmones:

  • Pomelo
  • Kiwi
  • Manzanas orgánicas
  • Raíz de loto
  • Pomelo
  • Kiwi
  • Bayas
  • Brócoli
  • Jengibre
  • Granada
  • Naranjas
  • Cúrcuma

Un estudio británico descubrió que incluso después de controlar otros factores, las personas que informaron que comian de dos a cinco manzanas a la semana, tenían un riesgo 32% menor de asma que las personas que comieron menos.

2. Hígado

Emociones: Ira, resentimiento, frustración e irritabilidad. Amargura apuntando hacia la vesícula biliar. La ira afecta al hígado más que a cualquier otro órgano, por lo que si de normal te sientes enojado, mira hacia tu hígado.

El trabajo principal del hígado es filtrar la sangre que proviene del tracto digestivo, antes de pasarla al resto del cuerpo. El hígado también desintoxica los productos químicos y metaboliza las drogas. Secreta la bilis que termina en los intestinos. Crea proteínas importantes para la coagulación de la sangre y otras funciones, y mucho más. El hígado es un órgano desintoxicante muy importante, que es muy adaptable a la curación.

Las emociones almacenadas en el hígado pueden provocar:

  • Dolores de cabeza
  • Condiciones de la piel
  • Dolor detrás de la costilla inferior derecha
  • Ictericia
  • Irritación
  • Sensación tóxica y lenta
  • Problemas digestivos
  • Baja energía
  • Ira
  • Ojos rojos

La ira reprimida puede causar mucho daño y convertirse en estados depresivos. Es importante encontrar una salida saludable y liberar las huellas emocionales.

Pasos simples para ayudar a que su hígado sane:

  • Respira profundamente y conéctate con tu hígado. Pregúntale qué necesita.
  • Trabaje sobre cualquier problema de ira que puedas tener.
  • Golpea una almohada o grita en la naturaleza.
  • Establece límites saludables.
  • Perdona todo lo que necesita ser perdonado.
  • Rie mas.
  • Respira aire fresco.
  • Haz Qigong para el hígado.
  • Usa aceites esenciales sobre tu hígado, como el romero, pomelo, jengibre, hinojo o limón.
  • El diente de león y el cardo mariano son excelentes hierbas para el hígado.
  • Usa un paquete de aceite de ricino.

Alimentos que pueden apoyar al hígado:

  • Hojas de diente de león
  • Acelgas
  • Arándanos
  • Uvas
  • Jugo de remolacha
  • Jugo de apio
  • Higo chumbo
  • Sandía
  • Limón
  • Pomelo
  • Papaya
  • Plátano

La desintoxicación del hígado afectará inevitablemente a todos los demás órganos del cuerpo, incluido al cerebro. Los sentimientos pueden verse más claros en la mente al hacer un profundo trabajo hepático. Desintoxicar el hígado y enjuagar la vesícula biliar, es esencial para la salud de todos los demás órganos.

3. Estómago

Emociones: Preocupación y sensación de inseguridad. Este es el núcleo de nuestro ser. Nuestro plexo solar. El estómago soporta los efectos a largo plazo de la preocupación, debilitando el funcionamiento digestivo.

El revestimiento del estómago segrega ácidos clorhídricos y enzimas que descomponen los alimentos para que puedan continuar su viaje a través del sistema digestivo. A medida que segrega ácidos y enzimas, los músculos del estómago se contraen para mezclar los alimentos con el ácido y las enzimas. El ácido también funciona para matar microbios dañinos que pueden haber ingresado al cuerpo junto con alimentos y bebidas.

La debilitación del funcionamiento digestivo disminuye la producción de ácido clorhídrico y pueden causar hinchazón, gases, y cambios en los hábitos intestinales.

En las emociones que afectan al cuerpo, las que se almacenan en el estómago pueden dar como resultado:

  • Menor producción de ácido clorhídrico
  • Hinchazón
  • Gases
  • Adelgazamiento de la mucosa del estómago
  • Úlceras
  • Indigestión
  • Alergias
  • Dolores de cabeza

La preocupación es el hecho de planear lo peor. Se manifestará como una inflamación de bajo grado y causará estragos en todo el cuerpo. Cuando la digestión falla, sufrimos en nuestro núcleo.

Pasos simples para ayudar a que el estómago sane:

  • Respira profundamente y conéctate con tu estómago. Pregúntale qué necesita de ti.
  • Come frutas y verduras.
  • Practica el ayuno.
  • Mira por qué te preocupas.
  • Aprende que estás a salvo.
  • Deja de controlar.
  • Permítete que no te importe lo que piensen los demás.
  • Haz Qigong para el estómago y el sistema digestivo.
  • Usa aceite esencial de menta.
  • Usa aceite de ricino.
  • Practica la respiración profunda.

Alimentos que pueden soportar el estómago:

  • Manzanilla
  • Menta
  • Jengibre
  • Regaliz
  • Plátanos
  • Papaya
  • Manzanas
  • Zumos frescos
  • Higos
  • Ciruelas pasas
  • Uvas

El estómago funcionará mejor con menos trabajo, es decir, con descanso. Cuando nos sentimos preocupados, no tenemos apetito, y esto está relacionado. Cuando el estómago está molesto, quiere que lo dejen solo para sanar y restaurarse. Respira profundamente y conciénciate de que preocuparse no resuelve nada y que tu núcleo del ser depende de que dejes ir estas preocupaciones.

4. Corazón

Emociones: Estrés, falta de entusiasmo y vitalidad, desesperación, depresión, insomnio.

El corazón humano es un órgano que bombea sangre por todo el cuerpo a través del sistema circulatorio, suministrando oxígeno y nutrientes a los tejidos, eliminando dióxido de carbono y otros desechos. El corazón también es parcialmente responsable de un pulso regular y uniforme. Influye en la vitalidad y el espíritu y está conectado con la lengua, el cutis y las arterias.

Las emociones almacenadas en el corazón pueden provocar:

  • Latidos irregulares
  • Mala memoria
  • Debilidad
  • Fácil aparición de moretones
  • Canas prematuras
  • Dolor en el pecho
  • Dolores punzantes

La falta de alegría, el estrés y la desesperación afectarán a un corazón sano. Decimos que el corazón está roto cuando el sentimiento de desesperación se vuelve abrumador. El amor es siempre la causa, y la falta de el dañará nuestro corazón más que otra cosa.

Pasos simples para ayudar a que su corazón sane:

  • Respira profundamente y conéctate con tu corazón. Pregúntale qué necesita.
  • Procesa cualquier evento de tu vida que te haya dejado desconsolado.
  • Elimina el estrés.
  • Perdona todo y a todos.
  • Practica la compasión.
  • Medita.
  • Rodéate de personas amorosas.
  • Establece límites saludables.
  • Respira aire fresco.
  • Haz Qigong para el corazón.
  • Practica el amor propio y el cuidado personal.
  • Realiza ejercicio.

Alimentos que pueden apoyar el corazón:

  • Naranjas
  • Papaya
  • Melón
  • Bayas
  • Espinacas
  • Brócoli
  • Tomates
  • Granada
  • Albaricoque
  • Manzanas
  • Kiwi
  • Melocotones

El estrés empeora todo, absolutamente todo, ya que es una carga adicional para el corazón. Ámate más y permite que tu corazón sane a través de este amor. 

5. Riñones

The doctor holds in his hands the kidney concept design.

Emociones: Sentirse temeroso, inseguro, fuerza de voluntad débil, sentirse aislado y distante.

El miedo reside en los riñones y puede manifestarse como una fatiga suprarrenal crónica. Esto lleva a una filtración renal deficiente y, por lo tanto, a una gran cantidad de síntomas y enfermedades. El miedo puede tener muchos orígenes, desde la falta general de seguridad hasta traumas y conmociones. Por lo general, esto viene desde la infancia, donde el miedo puede desencadenarse fácilmente.

Las emociones almacenadas en los riñones pueden provocar:

  • Fatiga suprarrenal
  • Dolor
  • Edemas
  • Erupciones cutáneas
  • Bolsas alrededor de los ojos
  • Insomnio
  • Ansiedad
  • Forúnculos y espinillas
  • Infecciones en el tracto urinario
  • Ardor al orinar
  • Dolor lumbar
  • Cálculos renales

Los síntomas del desequilibrio renal, además de la sensación de ansiedad y miedo, a menudo se verán como inquietud general y miedo al cambio. 

Pasos simples para ayudar a que sus riñones sanen:

  • Respira profundamente y conéctate con tus riñones. Pregúntales qué necesitan.
  • Trabaja a través de cualquier miedo que surja en ti.
  • Dale a tus emociones espacio y cuidados.
  • Camina descalzo para conectar tu ser con tierra.
  • Haz Qigong para los riñones.
  • Usa aceite de ricino.
  • Practica trabajos de respiración diarios.
  • Frota aceite esencial de enebro en tus riñones.
  • Bebe agua con limón.
  • Realiza estiramientos.
  • Practica Yoga.

Alimentos que pueden ayudar a los riñones:

  • Sandía
  • Uvas
  • Naranjas
  • Limones
  • Limas
  • Arándanos
  • Manzanas
  • Perejil
  • Ortiga
  • Cilantro
  • Bayas

El riñón es responsable del crecimiento, del desarrollo y de la maduración. Implicado con los pulmones en el metabolismo del agua y la respiración. También está conectado con las glándulas suprarrenales, huesos, dientes, orejas y pelo de la cabeza.

Habla con tus órganos y con las emociones que afectan al cuerpo

Hace años, leí sobre ciertas enseñanzas de Carlos Castaneda donde habla del como comunicarse con los órganos internos. Así es como se hace:

Tiempo necesario: 30 minutos.

Como comunicarse con los órganos internos y tratar las emociones que afectan al cuerpo.

  1. Encuentra un lugar

    Encuentra una posición cómoda y cierra los ojos. Asegúrate de no ser molestado. 

  2. Respira profundamente y relájate

    Respira profundamente y concéntrate en tu respiración. Permítete relajarte por completo.  Lentamente relaja cada músculo, cada órgano y articulación de tu cuerpo, concentrándote en tu respiración.

  3. Conecta con el órgano interno

    Cuando te sientas relajado, busca el órgano con el que quieres hablar y enfoca tu atención en él. Véalo, siéntalo, visualízalo completamente lo mejor que pueda.

  4. Conecta con las emociones almacenadas

    Ahora, conéctate a los síntomas de este órgano y permite que surjan las emociones almacenadas en ese órgano. Quédate con eso por un momento. No juzgues ni intentes cambiar nada, solo observa y siente. Apóyate en él.

  5. Háblale

    Comienza a hablar con el órgano como una persona. Sé directo. Se claro. Siente aprecio y apoyo. Sé compasivo por el sufrimiento. Expresa tu apoyo y siente amor por lo que ves o sientes. Esta es una parte de tu niño interior, así que hablale suavemente.

  6. Pregúntale

    Haz preguntas simples, directas y honestas como:
    – ¿Por qué sientes dolor?,
    – ¿Tienes un mensaje para mí?,
    – ¿Es algo que necesito saber o ver?,
    – ¿Cómo puedo ayudar a resolver esto?,
    – ¿Hay algo que pueda hacer para resolver este problema?

  7. Observa lo que surja

    Presta atención a lo que viene y pasa un momento para estar presente con lo que surge. Agradece a tu órgano y a tu cuerpo y respires profundamente mientras anclas la información.

  8. Finaliza el trabajo con los órganos

    Toma un tiempo para meditar sobre lo que a pasado en este trabajo. Respira profundamente. Date cuenta donde te encuentras y ve abriendo los ojos poco a poco.

El equilibrio y la regulación de nuestro estado emocional es una parte importante de nuestra higiene diaria. Nuestra salud física depende de ello. Aunque las emociones son buenas, a menudo tendemos a almacenar aquellas que no queremos ver o procesar, consiguiendo así que las emociones afectan al cuerpo

Sé valiente, sumérgete y deja que todo tu ser sane. Las emociones se consideran patológicas cuando son reprimidas y contenidas. Son perjudiciales para nuestras células cuando se expresan sin control, fuera de contexto y en un lugar de desesperación.

Deja que fluya tu mundo interior y deja ir todo lo que ya no te sirve. Perdona y permite. Vive con pasión y amor en tu corazón.

Tu cuerpo depende de ello.