Descubrir mi mundo interior

Gripes, el actual coronavirus o Covid-19, dolores, malestar, etc… Hoy en día, la capacidad que tiene nuestro cuerpo de curación energética de enfermedades es de vital importancia, aunque sea con el objetivo de ayudarnos a mejorar los síntomas y la salud. Tenemos que tener muy claro, que esto no quiere decir que no necesitamos de una medicación que nos pueden recetar para curar la enfermedad o mejorar la salud, pero por lo menos, ayudar poniendo nuestro granito de arena.

La curación energética de enfermedades es una práctica holística que activa los sistemas sutiles de energía que van recorriendo todas las partes de nuestro cuerpo, y así eliminar los bloqueos energéticos que pueden estar frenando el proceso natural de curación del cuerpo. Al romper estos bloqueos energéticos, se estimula la capacidad inherente del cuerpo para curarse a sí mismo. 

La fuerza vital o energía

También llamado prana, chi, ki y qi, es la fuerza vital que es la base y el poder del funcionamiento del universo y de todo lo que hay en él. Nos rodea, nos impregna, nos sostiene y nos conecta con todas las cosas. De hecho, esta fuerza vital o energía nos rodea y nos abraza: invisible como el aire que respiramos, e igual de real.

Podríamos compararlo con el océano. Cada uno de nosotros seríamos como una gota de agua que forma parte del océano y sin embargo, al mismo tiempo, estaríamos separados. Por decirlo de otra manera, todos y cada uno de nosotros tenemos nuestro propio campo de energía, que es parte de un campo más grande y universal, y de alguna manera estamos separado de él.

Curación energética de enfermedades

Puedes pensar que esta fuerza o campo intangible es algo que solo algunas personas talentosas pueden percibir, comprender e influenciar, pero ese no es el caso. Lo experimentamos constantemente e interactuamos con él de muchas manera como por ejemplo:

  • Cuando entras en casa de alguien y al instante percibes que algo no te gusta o te hace sentir muy bien.
  • Cuando estás en un bosque y tienes una sensación de profunda paz y renovación.
  • Al poner tu brazo alrededor de un amigo con problemas, y él se siente mejor.
  • Cuando hablas y traes calma y razón a un grupo que se ha enfadado.
  • Cuando animas una fiesta aburrida.

Está en todas partes, tan común, y tan milagroso, como el aire que respiramos, la luz del sol y las estrellas, el amor de nuestra familia y amigos. Sin embargo, puede que para muchas personas sea difícil de entender el concepto de este campo invisible.

Principios energéticos de la curación energética de enfermedades.

Todos aprendimos en clase de física que la materia está compuesta de moléculas y átomos en un constante movimiento. Incluso algo sólido como puede ser una mesa, vibra todo el tiempo. Nosotros, como humanos, también vibramos.

Cuando dices que alguien tiene “buen rollo”, realmente estás hablando de la energía vibratoria de esa persona que se transmite hacia otras personas a través de la vibración, y las personas felices tienden a vibrar en una frecuencia más alta .

Los lugares también tienen vibraciones. Cuando entras en una habitación en la que acaba de ocurrir una pelea, puedes sentir una energía densa que te hace querer irte de inmediato. La playa tiene un ambiente ligero debido a la sal ( un limpiador de energía natural ) y al aire en movimiento. El aire en la playa también vibra a una frecuencia más alta.

“La curación energética de enfermedades, es una modalidad complementaria que no debe excluir ningún medicamento occidental que esté tomando. “

Mujer enferma medicándose

¿Qué es el proceso de la autocuración?

Los antiguos modelos de los médicos orientales, se han basado durante miles de años en la energía. Constantemente podemos ser testigos de la capacidad que tiene nuestro cuerpo, para curarse cada vez que tenemos por ejemplo un corte o un hematoma.

Sintonizar nuestro cuerpo energético es un proceso simple. Y cuando sintonizamos nuestro cuerpo energético con una intención concreta, realmente podemos cambiar nuestras vidas física, mental, emocional y espiritual.

La autocuración no es para nada complicada.

Con unos simples pasos, podemos traer la sensación de paz a nuestro cuerpo. Podemos sintonizar nuestro cuerpo energético y usar los pensamientos y emociones para cambiar la frecuencia de vibración y el flujo de energía.

Es tan simple como cambiar el canal de noticias de la tv, a tu programa favorito y sentirte muy relajado con ese cambio.

¿Puede tu cuerpo curarse a sí mismo?

El cuerpo humano fue hecho para sanarse el mismo y podemos verlo en muchas ocasiones como en las pequeñas heridas a en las cosas un poco mas graves. Desde las células que se renuevan, hasta la curación emocional, tu cuerpo es capaz de autocurarse de muchas maneras.

Podemos aprender a aumentar estos mecanismos naturales de autocuración, aprendiendo a sintonizar con el proceso que ocurre en nuestro cuerpo.

La curación energética

La experiencia de la curación energética es única para cada persona que la prueba. Muchas personas que han pasado por una curación energética, la describen como algo relajante, cálido y físicamente agradable.

Si estas pensando en someterte a un procedimiento de curación energética, debes estar preparado para los cambios de energía que se van a producir y el posible cambio del estado de ánimo en tu cuerpo.

Como realizar la curación energética de enfermedades

La curación energética de enfermedades a través de el chi

Aquí hay 5 pasos sencillos para la curación energética de enfermedades :
Lee todos los pasos y luego tómate los siguientes cinco minutos, para poner en práctica el movimiento de la energía.

  1. Siéntate en una posición cómoda y toma conciencia de tu respiración.

    No es necesario cambiar el patrón de la respiración, solo presta atención al flujo, inhalar y exhalar, dentro y fuera. No lo juzgues, no lo cambies, solo observalo.
    Esto es simplemente para volverse realmente consciente del “presente”, y evitar que algunos de los pensamientos que tenemos, interfieran durante los próximos minutos.

  2. Toma tus manos con las palmas juntas frente a ti y frótalas rápidamente durante 30 a 60 segundos.

    Deje que se calienten por la fricción y siente ese calor. Invita a una leve sonrisa mientras te frotas las manos y te tomas este tiempo. La sonrisa en sí misma es curativa y tiene la capacidad de cambiar nuestro estado de ánimo en unos pocos segundos.

  3. Mantén tus manos a una distancia de 15 a 20 cms una de la otra, frente a frente y siente la energía que fluye a través de ellas.

    Esta energía siempre está ahí; la que puedes estás sintiendo cuando realizas este paso debido a la intención y al despertar tu conciencia hacia ella.
    Siente esta energía y sintoniza con ella. Observa que esto es parte de ti. Sigue sonriendo, ¿no te parece genial?

  4. Cierra los ojos. Intenta mover esa energía por los brazos y a través de tu cuerpo

    No hay una “forma incorrecta” de hacer esto. Estás despertando tu cuerpo energético con la intención, y tu intención es sentir y sanar.

    Observa a ver si puedes mover esa energía a cualquier parte de tu cuerpo en donde puedas sentir algo de estrés o algo que no está bien. Mantenla allí sabiendo que le estas enviando amor y “energía curativa” positiva. Si sientes que estas perdiendo el contacto de sentir la energía, vuelve a frotarte las manos.

    Imagina la energía de la manera en que la sientas mejor para ti. Tal vez solo desees sentirla o tal vez desees imaginarla como una luz blanca.

  5. Continuar trabajando con este flujo de energía.

    Llévala a diferentes partes de tu cuerpo. Observa cómo se siente cuando llega a estos diferentes espacios. 

    Esta energía puede ayudar a aquellas áreas que generalmente nos pueden causar algún tipo de dolor. Siéntete agradecido por reconocer esta habilidad que existe en ti.

    Observa la energía como relaja las partes del cuerpo por las que fluye. Dale gracias a tu cuerpo por ser capaz de despertar a esta conciencia de curación.

    Juega con el flujo de energías durante unos cinco minutos. Puede que aparezca en ti un estado de alegría y paz que quizás que no tenias antes de empezar.

Cuando sentí esta energía por primera vez, me sorprendió bastante que siempre estuviera presente en mi cuerpo, sin embargo, no había estado en sintonía con ella.

En tan solo cinco minutos, puedes cambiar tu flujo de energía y tu estado del ser. Puedes ofrecerle a tu cuerpo, mente y espíritu una ayuda en la curación. 

Revitaliza tu salud con medicina energética

¿Cómo sería si pudieras curarte y revitalizarte tu mismo?…

¿Y si pudieras disfrutar más viviendo desde tu propio cuerpo?…

La practicante de la Medicina de la Energía, Donna Eden, no es ajena a las enfermedades crónicas. Después de visitar a muchos médicos, tomó la decisión de hacer algo con sus propias dolencias. Fue entonces cuando recurrió a la medicina energética.

Ahora, Donna tiene más de 40 años de experiencia. Su experiencia en medicina energética ha transformado la vida de más de 100.000 de sus estudiantes (incluidos muchos médicos, enfermeras y otros profesionales de la salud).

No tienes que ser un sanador profesional para comenzar a usar tus medicamentos energéticos para ti y tus seres queridos.