Descubrir mi mundo interior

¿Conoces la voz dentro de tu cabeza que te habla cuando todo está en silencio? Ese es tu diálogo interno. Puede ser una voz diferente en cada uno de nosotros, pero todos tenemos una.

Es también conocida como tu voz interior, tu monólogo interno o tu conciencia. Es una parte fundamental del procesamiento del pensamiento humano y es completamente automático. Puedes aprender a ignorarlo o a controlarlo, pero esa voz dentro de tu mente no va a ninguna parte, por una buena razón.

Algunos de nosotros podemos haber sido bendecidos con unas mentes tranquilas que no hablan de todo y de cualquier cosa que nos surja. Yo no soy una de esas personas, y parece que soy parte de una mayoría cada vez mayor. A medida que el mundo se vuelve más ocupado, nuestras mentes también lo hacen, y tenemos que trabajar más duro para examinar nuestro diálogo interno para encontrar algo que valga la pena.

Hay varios tipos diferentes de diálogo interno.

Por lo general, los experimentamos en un solo día, pero cada persona tiene su propia versión de inicio. Hay un pensamiento subconsciente y automático que procesa nuestras reacciones inmediatas al mundo, sin usar palabras o una conversación notable. A menudo, sin pensarlo mucho, decidimos rápidamente si las cosas son buenas o malas, si nos gusta algo o no.

No muchas de nuestras experiencias requieren un pensamiento profundo para tomar una decisión sobre cómo nos sentimos, por lo que nuestros cerebros lo toman por nosotros. Para unos pocos afortunados, esta es la forma en que piensan en un día normal. Qué alegre debe ser abrirse paso con solo unos momentos en la batalla con su diálogo interno. Debe ser algo pacífico.

El tipo de diálogo interno cada vez más común y mucho más ruidoso presenta una conversación completa con uno mismo, conversando de un lado a otro con un narrador en tu cabeza. A veces estaremos hablando como si estuvieramos hablando con uno mismo (” Voy a estar bien “), o hablaremos como si fueramos otra persona ( “Vas a estar bien” ), o incluso podríamos hablar como si fueran varias personas, usted y su mente (” Vamos a estar bien “).

Otras veces, podemos encontrarnos en un intercambio con otra persona, real o no, que existe dentro de nuestro diálogo interno. Es como cuando ensayas una conversación en tu mente.

¿Por qué escuchar al diálogo interno?

A veces, se nos dice o se nos aconseja que bloqueemos el ruido de nuestras mentes. Otras veces, se nos dice que sintonicemos y escuchemos las reflexiones que en ella ocurren. Puede ser confuso saber qué hacer cuando no nos gusta lo que está surgiendo en nuestro diálogo interno. Y en verdad, la única respuesta correcta es hacer un poco de ambos .

Al escuchar tu propia mente, puedes aprender lo que te está haciendo funcionar.

Cuando te sientes deprimido, ansioso o negativo, al enfocarte en la forma en que funcionan tus pensamientos, puedes notar qué es lo que te está deprimiendo. Tener un diálogo interno negativo influirá en la forma en que experimentas la vida y en cómo ves el mundo que te rodea.

Si la voz en tu cabeza, ya sea hablando contigo o sobre ti, te recuerda malas experiencias pasadas y reflexiona sobre la idea de que quizás no seas lo suficientemente bueno o inteligente, eso será lo que crearás e influirá en cómo actúas. Eventualmente, la charla activa se hundirá en el subconsciente, y la negatividad se convertirá en una forma de vida.

Es importante cultivar un diálogo interno positivo.

Por otro lado, al agregar intencionalmente pensamientos positivos a nuestro diálogo interno e interrumpir cuando nos damos cuenta de que la voz interior ha estado hablando de manera dañina, podemos recuperar el control de la oscuridad.

Manténte en sintonía con tus pensamientos e inunda con pensamientos alternativos cuando te sientas abrumado, ansioso o triste. A la vez, practicar este tipo de amor propio se filtrará en tu diálogo interno automático y se volverá más común. Como resultado, esto te permitirá sentirte más positivo a diario.

Cuando no sabes lo que está creando tus sentimientos, o no sabes por qué reaccionaste de esa manera, sintoniza con el diálogo interno. Las respuestas estarán dentro de tus pensamientos cuando te tomes el tiempo para reducir la velocidad de la mente y escucharla.

Sin embargo, en contraste total, a veces podría beneficiarse de dejar ir.

Cuando tus emociones, pensamientos y sentimientos han aumentado demasiado y tu diálogo interno se está volviendo demasiado fuerte, lo mejor que puedes hacer es desconectar de la mente.

Para aquellos de nosotros con mentes de mono ocupadas y ansiosas, es una gran idea meditar. Nos ayudará a dejar ir esos pensamientos constantes y las conversaciones interminables con uno mismo. Cuando el espacio mental está libre de charlas, palabras e imágenes, finalmente podremos comenzar a sanar.

Entonces, ¿qué revela nuestro diálogo interno?

La forma en la que pensamos puede ser muy reveladora para ver el quiénes somos. Una persona negativa estará atrapada en un pensamiento negativo constante. Su diálogo interno se verá inundado de constantes críticas a uno mismo y al mundo que le rodea. Nada será lo correcto o lo suficientemente bueno.

Si crees que estás siendo víctima de la negatividad, tómate un momento para anotar tus pensamientos y las palabras que dices dentro de tu mente. ¿De qué trata esa conversación?… ¿Te estás hablando a ti mismo de una manera nociva o una voz te está hablando a ti?… Este tipo de detalles son muy reveladores para analizar de dónde proviene la negatividad, de nuestra propia opinión o de la de otra persona.

diálogo interno

Es importante permitir la positividad en nuestro diálogo interno. Hablémonos sobre lo agradecidos que estamos o de lo que estamos esperando. Acostúmbrate a ser amigo del narrador en tu mente. Alterará toda tu visión del mundo y lo que te ofrece.