Descubrir mi mundo interior

Instintos, corazonadas, premoniciones … todas estas palabras apuntan a una profunda capacidad que todos llevamos dentro conocida como Intuición. En este artículo vamos a ver como confiar en la intuición respecto a las decisiones de nuestra vida.

La palabra intuición viene originalmente de la palabra latina intueri, que significa “contemplar” o “mirar hacia adentro”. Si no aprendemos a mirar, escuchar y a confiar en la intuición, confiaremos únicamente en la mente racional limitada o en el aporte externo de otros, lo que nos puede llevar rápidamente por mal camino.

Muchos científicos e investigadores se refieren a la intuición como la forma más alta de inteligencia que poseemos. En otras palabras, la intuición ya no se limita al mundo de la nueva era o al pensamiento mágico; cada vez más se la ve como una forma legítima de emitir juicios y decisiones.

Las tradiciones espirituales durante miles de años, han conocido y venerado los poderes de confiar en la intuición. La filosofía budista, islámica, hindú y occidental ha conectado la intuición con planos de superiores de conciencia o sel Alma. El Advaita Vedānta, por ejemplo (una escuela de pensamiento hindú) valora la intuición como una experiencia a través de la cual una persona puede contactar y experimentar a Brahman (Espíritu / Dios).

El psiquiatra suizo Carl Jung también creía que la intuición es una fuerza poderosa: “Confiar en la intuición da perspectiva y perspicacia; se deleita en el jardín de las posibilidades mágicas “.

Personalmente, veo la intuición como el “GPS del alma” que puede ayudarnos a descubrir el propósito de nuestra vida, tomar decisiones sabias y llevar una vida plena.

Cómo distinguir los pensamientos temerosos de la intuición

Desafortunadamente, es muy común para nosotros confundir la voz de la intuición con la voz del miedo. Para que podamos tomar las decisiones más inteligentes, exitosas, sabias, amorosas y significativas en nuestras vidas, necesitamos aprender a hacer una distinción clara entre los dos.

Como persona que tiene una parte “escéptica interno” muy fuerte, me ha resultado difícil aflojar mi cerebro racional en favor de mi intuición. Como pensador, mi voz mental siempre ha sido bastante fuerte y persistente. Estoy seguro de que también has luchado con esto hasta cierto punto.

Lo que me ayudó a distinguir los pensamientos temerosos de la guía intuitiva fue prestar atención a cómo me sentía con cada voz interior en mi cuerpo. Aquí hay algunas diferencias principales entre el miedo y la intuición.

Miedo:

  • Se siente pesado y oscuro
  • Lleva una carga emocional (por ejemplo, “¡Necesito hacer esto o de lo contrario ____ sucederá!”)
  • Predomina la vagancia
  • Te hace sentir frustrado, abrumado, confundido o ansioso
  • Te hace reflexionar y perderte en ciclos de pensamiento

La intuición :

  • Te sientes ligero
  • No esta basada en las emociones
  • Es clara como el cristal
  • Te hace sentir tranquilo, inspirado y con sentido de resolución.
  • Surge espontáneamente e inmediatamente y se siente como “correcto”, sin más pensamiento racional

Al prestar atención a estos signos, lentamente podremos distinguir el pensamiento paranoico del conocimiento neutral e intuitivo.

Cómo confiar en la intuición para tomar decisiones importantes sobre la vida

La intuición es una habilidad vital esencial que todos debemos aprender a refinar y desarrollar, preferiblemente más temprano que tarde. Sin intuición, nos quedamos atrapados en laberintos de pensamientos rígidos, agitados u obsesivos que limitan nuestra capacidad de ver con claridad. Cuanto menos claro podamos ver, más probable será que tomemos malas decisiones.

Cuando escuchamos nuestra intuición, experimentamos una visión clara que nos ayuda a tomar las decisiones más beneficiosas para nuestras vidas. A continuación compartiré con ustedes cómo confiar en la intuición para tomar decisiones importantes en la vida.

1. Silencia tu mente

A menudo, la mente tiende a secuestrar nuestros procesos de toma de decisiones. Si bien es importante que utilicemos el pensamiento racional, el pensamiento habitual a menudo está sujeto a prejuicios, creencias pasadas, influencias externas (“presión de grupo”) y miedo.

Para confiar en la intuición, primero necesitamos despejar la mente de los pensamientos. Para despejar la mente, te recomiendo que medites, escuches música relajante o te concentres en la respiración consciente. Es muy difícil escuchar a la intuición cuando estás en un estado mental estresado.

Por ejemplo, podemos intentar respirar profundamente durante unos minutos. Respira por la nariz y deja que tu barriga se expanda suavemente. Puedes reducir la velocidad de la respiración con una cuenta de cuatro; inhalar lentamente durante cuatro segundos, mantener la presión durante cuatro segundos y exhalar durante cuatro segundos.

Intenta hacer cualquier práctica que relaje y tranquilice tu mente. Solo una vez que estés tranquilo y centrado, podrás acceder con precisión a tu poder intuitivo.

2. Pregúntate: “¿Cómo me siento con respecto a esta decisión?”

Una vez que hayas relajado tu mente y cuerpo, pregúntate internamente: “¿Cómo me siento acerca de esta decisión?”. Observa el primer sentimiento, sensación, palabra o imagen que surja dentro de ti. Es posible que desees escribir lo que aparezca y reflexionar un poco más.

3. Concéntrate en las sensaciones de tu cuerpo.

Nuestro cuerpo nunca nos puede engañar porque nuestro cuerpo nunca puede mentir. No importa qué historias elaboradas o teorías inventemos, nuestro cuerpo siempre nos revelará la verdad.

Para conectarte y confiar con la intuición, intenta escuchar tu cuerpo. Piensa en la decisión que debes tomar y concéntrate en la respuesta de tu cuerpo. Por ejemplo, si deseas renunciar a tu trabajo, puedes notar que una sensación de alivio inunda todo tu cuerpo (¡lo cual es una señal de que debe renunciar a su trabajo!). Alternativamente, si estás pensando en mudarte a otra ciudad, puedes sentir que tus hombros y cuello se tensan (lo que probablemente sea una señal de que no debe mudarse allí).

Mediante el uso consciente conocimiento del cuerpo, serás capaz de conectarte con más libertad con tu intuición.

4. Explora si el miedo te está alimentando

El miedo tiene una forma disimulada de disfrazarse de intuición. Cuando tenemos miedo, tendemos a tomar decisiones apresuradas o creemos que estamos “siguiendo nuestra intuición” debido a lo fuerte que puede volverse esta voz mental. Cuando te encuentres con una decisión importante, intenta anotar todos los miedos que rodean la situación en una hoja de papel. Hacer visibles tus miedos te ayudará a determinar si la voz dentro de ti está impulsada por el miedo o por un conocimiento claro.

5. Formula tu conclusión y vive ambos escenarios

Encuentra una gama de soluciones y vive mentalmente cada escenario. Visualiza cada opción tan vívidamente como puedas, luego presta atención a cómo se siente cada opción. Cualquier opción que se sienta más “correcta” es la opción que debe elegir.

6. No permitas que la presión te sesgue

¿Te estás poniendo mucha presión?… La presión para tomar una “decisión rápida” tiende a inhibir el flujo de la intuición. Si bien la intuición puede funcionar en circunstancias extenuantes, si tienes la opción de reducir la velocidad, hazlo. El hecho de que no estés obsesionado con algo, no significa que el pensamiento corra velozmente en tu mente subconsciente. A veces, poner la toma de decisiones en “segundo plano” puede ayudarte a relajarte , adoptar nuevas perspectivas y abrirte más fácilmente a la presencia de tu conocimiento intuitivo.

7. Pedir orientación

Cuando lucho por acceder a mi intuición, pronuncio una oración de guía pidiéndo apoyo a mi Ser superior. Si tienes dificultades para confiar en la intuición, pronuncia una pequeña oración a quien sea o a lo que sea que crea (por ejemplo, su Ser Superior, Alma, Espíritu, Dios…). No necesitas ser religioso para rezar. La oración es energía condensada e intención que te ayudará a enfocar tu fuerza de voluntad. Decir una oración es una forma poderosa de mejorar la destreza intuitiva.

8. Limpia tu chakra del tercer ojo

Si crees en los chakras, concéntrate en equilibrar tu chakra del tercer ojo, que es el centro de tus habilidades intuitivas. Si tienes problemas con patrones de pensamiento negativo, exceso de pensamiento, paranoia o ansiedad, lo más probable es que tengas un problema en el chakra del tercer ojo. Hay muchas formas de desbloquear este chakra, y en nuestro artículo exploramos cómo abrir el chakra del tercer ojo .


Confiar en la intuición

Al aprender a silenciar tu mente, conectarte con tu cuerpo, identificar el miedo y eliminar los bloqueos de energía, te resultará más fácil acceder y confiar en la intuición en cualquier circunstancia de la vida.